Doble Ascensión (fallida) desde la Barranca hasta la Laguna grande de Peñalara:

El día 21 de enero de 2017 nos juntamos tres montañeros: Rafa  (que ejerció de guía “local”, ya que la ascensión se desarrolló en su monte favorito), Julio, que vino desde Arganda y la incombustible Zula.

A las 7:30, casi una hora antes de la salida del sol nos reunimos en la carretera de ascensión al puerto de navacerrada donde cruza con la pista forestal de la barranca, a 1470 m. de altitud. Con intención de subir la Bola del mundo, bajar a Cotos por la loma del noruego y subir a la laguna grande de Peñalara… y vuelta, en menos de 10 horas de luz.

El reto merecía el madrugón, 34 km. Y 1750m. de desnivel con el aliciente de una ola de frío recién pasada, que dejó un terreno excelente para el alpinismo invernal más auténtico, y las pocas horas disponibles de luz.

Comenzamos con muy buen ánimo y a las 8 menos 10 estábamos subiendo “a pico” las laderas de la barranca camino al mirador de la Maliciosa.

Las primeras luces del día nos cogieron andando entre árboles y nieve, una imagen imborrable en la retina de cualquiera que haya empezado a andar antes de la salida del sol en alta montaña. Con un resquicio de luz reflejando en la nieve ya nos pudimos quitar los frontales.

21012017065

Mirador de la Maliciosa, 08:30 a.m.

Llegamos al mirador con muy buen ritmo y paramos a hacer una fotito, siguiendo sin parar por la tubería con nuestro primer objetivo ya a la vista, la bola del mundo, tras de la cual unas grises nubes avisaban de lo que esperaba al otro lado.

Tras llegar a la fuente de la campanilla, donde hicimos una breve parada-piscolabis, subimos “a pico” de nuevo, por el arroyo del pez, a un ritmo estupendo para cumplir el ambicioso objetivo. La nieve recién caída nos facilitó la ascensión y no hicieron falta crampones ni raquetas, el estado del suelo era PERFECTO.

 

21012017067   21012017069  21012017068

Arroyo del pez, a mitad de la última ascensión, 9:55 a.m.

Cuando estábamos llegando a la cima, 2 horas y media después de salir, la gripe recién sufrida por Julio empezó a pasarle factura, y tuvimos que disminuir el ritmo. Cuando por fin llegamos arriba, y vimos que las condiciones iban a ser duras, y nuestro estado físico no el óptimo, decidimos desviar la ruta, y bajar al puerto de Navacerrada directamente por la pala de montañeros, nevada pero no abierta por el mal estado de la nieve.

Después, pasando por la estación de tren, cogimos el calvario y, ya con mucho mejores sensaciones físicas, llegamos hasta la curva del peón caminero y de allí a la zona de salida, donde nuestros coches, a la salida solitarios, estaban rodeados de aficionados que habían subido a pasear por las preciosas laderas nevadas.

 

21012017070

Bajada final por el calvario y la pista del valle de Navacerrada.

Tras 14km y algo más de cuatro horas de marcha, nos despedimos efusivamente con el firme propósito de volver a intentarlo cuando las condiciones físicas se lo permitan a todo el grupo.

Así, aplicamos la norma primera en la montaña: Si no estas seguro de que puedes, no vayas. La montaña siempre está, nosotros, como decía aquel, somos contingentes.

Abrazos y hasta la próxima.

Rafa García V. Madrid, 22 de enero de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *